miércoles, 17 de mayo de 2017

El Cipitío | Leyenda Salvadoreña

El Cipitío | Leyenda Salvadoreña

Saludos amigos y estimados lectores, volvemos con mas leyendas de nuestra Región Mágica, El Salvador y pues lo hacemos con una muy conocida y relatada como lo es El Cipitío, hijo de Sihuehuet (mujer hermosa) o mejor conocida como la Siguanaba; condenado a la juventud eterna, castigado junto a su madre por los pecados de la infidelidad, así hablaremos sobre el origen del Cipitío.

En un articulo anterior narramos como se origino la Siguanaba y si aun no lees su leyenda puedes hacerlo desde el siguiente enlace; bien continuamos con el fruto del amor entre Sihuehuet y Yeisun, El Cipitío; es un personaje popular del folclore y leyendas de El Salvador, lo describen como un niño de diez años, barrigón, con enorme sombrero y sus pies al revés, afirman que en épocas anteriores en el campo que aun se cocinaba con leña se podían ver pequeñas huellas de niño sobre la ceniza y es que este es parte del castigo del dios Tlaloc y Teotl, condenado a el cipitío a comer cenizas y revolcarse en ella.



El Cipitío Origen

Como ya indicamos en anterior articulo es hijo de Sihuehuet y Yeisun y también fue castigado sin culpa alguna fruto de los pecados de su madre la siguanaba, quien vaga errante y siempre busca a a su hijo el cipitío condenada a no encontrarlo jamas, el cipitío relatan es un ser inofensivo, de espíritu alegre y muy enamorado, molesta a las mujeres jóvenes y bonitas, a las cuales le lanza piropos, flores y piedrecitas, pero estas nunca logran verlo, de hecho solo los niños dicen que pueden ver a tan extraño ser, 

Quienes han encontrado las huellas en su cocina y se animan a rastrearlo, nunca pueden encontrarlo ya que tiene sus pies al revés y pues al  buscarlo vas en la dirección contraria a el, este personaje que come guineo (bananas) y ceniza es muy enamorado y cuando se enamora de una muchacha es muy persistente y no la deja en paz, para lograr alejar al cipitío de una mujer se debe hacer los siguiente: la muchacha debe comer sentada en el inodoro cuando hace sus necesidades, ya que el cipitío odia los malos hábitos y esto lo aleja de inmediato y para siempre.

Una ves escuche un relato que nada tiene que ver con el espíritu pacifico y alegre del cipitío, realmente solo son leyendas pero cada cual tiene su versión y variación de esta; el relato en si habla de una pareja en los primeros  años del siglo veinte que residían en el campo y trabajaban en la agricultura, tenían un pequeño hijo el cual dejaban por breves espacios de tiempo en la casa, una tarde al regresar la madre encontró al cipitio sentado en las cenizas de la hornilla (cocina de leña) y repetía lo mismo; ME LO CHULE, ME LO CHULE!!! exclamaba el cipitío, haciendo referencia a que se había comido al niño...esto amigos no es mas que un relato mas de nuestra tan variada cantidad de leyendas de El Salvador Región Mágica, ustedes de seguro han escuchado mas acerca de este personaje de la mitología salvadoreña y tendrán su opiniones y colaboraciones que abonen a enriquecer la leyenda.

Por mi parte termino hasta aquí este relato y te pido de favor no te vayas sin suscribirte al blog para recibir de primera mano las ultimas publicaciones, comparte este articulo con tus amigos y contactos y comenta bajo este post si deseas saber mas o agregar tu opinión sobre el cipitío, saludos estimados lectores y nos leemos en el siguiente articulo.

Compartir:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscripción por email

Ingresa tu correo:

Mensajeria por FeedBurner

Siguenos en Facebook

BTemplates.com

Buscar este blog

Con tecnología de Blogger.